Institucionales

Los 106 años del “Paraguayo de Oro”

El 30 de marzo de 1915 nacía el gran Arsenio Erico.

Los 106 años del “Paraguayo de Oro”

30-03-2021

Arsenio Erico, su nombre está entre los más grandes en la historia del fútbol paraguayo. El Saltarín Rojo, el Paraguayo de Oro, el Hombre de Mimbre, el Hombre de Goma, el Semillero de Avellaneda, el Mago, el Aviador, el Duende Rojo, el Diablo Saltarín, el Rey Del Gol, Míster Gol, el Hombre de Plástico, Virtuoso, el Trampolín de América, cuántos motes de admiración se ganó por su virtuosidad y elegancia, de quien es considerado por muchos, el mejor futbolista paraguayo de todos los tiempos.

El martes 30 de marzo de 1915, Arsenio Pastor Erico Martínez nacía en el seno de una familia que llevaba el fútbol en la sangre. Su padre y sus tíos fueron los primeros campeones con el Club Nacional en nuestro fútbol. Fue el más prodigioso en la Academia, debutando en el Tricolor a los 15 años en el primer equipo.

Llegó el conflicto chaqueño y Arsenio integró el equipo de la Cruz Roja que recorrió Argentina para la colecta de fondos. El talento y la calidad hizo que lo contrataran los Diablos Rojos de Independiente de Avellaneda, donde convirtió 295 goles, convirtiéndose en el máximo goleador en la historia del fútbol del vecino país, marca que hasta hoy en día nunca fue superada. Con Erico, Independiente fue campeón del fútbol argentino en los años 1938 y 1939, los primeros títulos en la era profesional y se consagró máximo goleador del torneo argentino en tres años: 1937, 1938 y 1939.

Retornó a Nacional para cumplir un sueño y también una tradición familiar, ser campeón del fútbol paraguayo con el club de sus amores y así lo hizo en la temporada 1942, conquistando la quinta estrella para el Albo. Tras su retiro como futbolista, Erico fue entrenador de su querido Nacional, además de Sol de América.

En 1970, recibió una merecida y cálida distinción en el Estadio "De los Defensores del Chaco", con la disputa de una copa que disputaron las selecciones de Paraguay y Argentina. El 23 de julio de 1977, el Paraguayo de Oro pasó a la eternidad, su magia en el campo de juego quedará en el recuerdo de aquellos que tuvieron el privilegio de verlo. Su legado es inmortal y estará por siempre en la gloria del balompié nacional.

Tags: Nacional Sol de América Arsenio Erico